686 460 438

Utilizar el inodoro como contenedor de basura en el que tirar cualquier tipo de desechos es una práctica que la mayoría de la población ha realizado al menos en alguna ocasión. Sin embargo, lo único que conseguimos con esta acción es perjudicar al retrete y a todas las tuberías con las que conecta, llegando a provocar atranques graves que impiden que el agua de la cisterna corra con fluidez por las cañerías.

Además, arrojar residuos al inodoro puede tener un perjuicio todavía mayor si se trata de productos contaminantes para el agua, ya que suelen acabar en ríos y mares y, por lo tanto, degradando el medio ambiente y poniendo en peligro el ecosistema. Al mismo tiempo, ese tipo de acciones conllevan un gasto económico suplementario que es fácilmente evitable utilizando las papeleras o los puntos limpios cuando corresponda.

Por todas estas razones, hemos elaborado una pequeña lista de artículos que nunca deberían ser arrojados por el WC:

  • Colillas: tanto la colilla como la ceniza del cigarro son residuos que nunca deberían terminar en el retrete. Los principales inconvenientes son su complicada disolución, ya que no son biodegradables, y el hecho de que se quedan flotando en el agua, necesitando varias descargas de la cisterna para que desaparezcan completamente.
  • Toallitas húmedas: este es el principal producto en lo que a contaminación de aguas y daños en los sistemas de alcantarillado se refiere. Las toallitas nunca llegan a deshacerse del todo, por lo que su uso supone serios problemas en las redes de saneamiento. Por este motivo, deberíamos reducir su uso y tirarlas en la papelera en lugar de en el inodoro.
  • Alimentos y otros tipos de basura: aunque en este caso sí se trata de residuos orgánicos, siempre es mejor desecharlos en un cubo de basura para facilitar el trabajo de las depuradoras.
  • Aceite y productos químicos: cada litro de aceite que se arroja por las cañerías puede llegar a contaminar hasta mil litros de agua. Las propias depuradoras de las ciudades son incapaces de eliminarlo de forma definitiva, por lo que suelen terminar en el medio ambiente. Lo mismo ocurre con líquidos como la lejía o el amoniaco, que son altamente contaminantes y pueden oxidar la materia orgánica. Lo más eficaz es almacenarlos en botes y llevarlos al punto limpio más cercano.

Si tienes problemas de atascos por haber tirado productos indebidos al inodoro, contacta con profesionales especializados, ellos sabrán cómo solucionarlo. En Desatranques Camdesa ofrecemos un servicio disponible las 24 horas del día para desatascos de este tipo en Jaén, Andújar, Linares, Úbeda y Albolote (Granada).

Open chat
Hola, ¿Algún problema? Camdesa te ayuda