686 460 438

La fosa séptica es uno de los principales dispositivos destinados al tratamiento de las aguas residuales domésticas. Dentro de ella se produce una separación entre la materia orgánica y los líquidos, con el objetivo de que la parte sólida permanezca en el fondo y sea descompuesta por las bacterias. Este mecanismo es capaz de desintegrar la mayoría de nuestros desechos, pero otra parte se va acumulando hasta provocar su llenado completo. 

Normalmente, tanto si se trata de una fosa séptica antigua como de una nueva, no requieren mucho mantenimiento, pero sí que será necesario establecer una serie de cuidados y períodos de limpieza para garantizar su correcto funcionamiento. En Desatranques Camdesa acumulamos más de 20 años de experiencia en intervenciones de este tipo, ya que somos especialistas en el tratamiento de fosas sépticas y pozos negros.

Por este motivo hemos recopilado algunos consejos que son beneficiosos para el mantenimiento en perfecto estado de las fosas sépticas:

  • Realiza inspecciones de forma periódica y, al menos una vez al año, lleva a cabo una limpieza para asegurar que todo marche bien. Estos períodos varían en función de la antigüedad de nuestro dispositivo, por lo que se deberán establecer plazos más cortos con el paso de los años.

  • Asegúrate de que el nivel de sólidos en el tanque sea el adecuado, estableciendo como norma general el bombeo del depósito una vez cada tres años para eliminar el cieno acumulado. Es importante que este vaciado se haga solamente del 80% del contenido del tanque.

  • Es recomendable no abusar del uso de electrodomésticos como el lavavajillas o la lavadora para evitar que la fosa se sobrecargue y suba excesivamente de nivel.

  • Presta especial atención a las señales de alerta: si detectas malos olores en la red de tuberías, aire húmedo saliendo de la fosa o un desagüe lento en algún punto, es probable que el dispositivo no esté funcionando correctamente. Estos síntomas pueden desembocar en problemas mayores si no se atienden con rapidez, así que lo mejor será llamar a un profesional en este caso.

¿Cómo limpiar una fosa séptica doméstica?

  1. En primer lugar, es fundamental tener sumo cuidado a la hora de desprender la tapa. Dentro de la fosa se produce una gran concentración de gases, por lo que recomendamos abrirla lentamente para que estos vayan despidiéndose poco a poco. Además, los gases son altamente inflamables, por lo que hacemos especial hincapié en el hecho de no fumar ni llevar con nosotros ningún elemento similar para evitar el riesgo de incendio.

  2. A continuación, debemos añadir un poco de agua limpia para compensar el lodo, tanto a la hora de comenzar con el limpiado como en el caso del vaciado de la fosa.

  3. Es el momento de introducir la bomba aspiradora, comenzando primero con la capa superficial e introduciéndola poco a poco sin llegar a tocar el fondo. En este punto no se deben absorber los lodos del fondo de la fosa, dejando un 20% de la parte sólida para que sea posible reiniciar las tareas de depuración.

  4. Por último, limpia los filtros y vuelve a llenar el tanque con agua limpia para que el proceso siga en marcha.

En muchas ocasiones, después de haber seguido estos pasos, el problema persiste. Esto se puede deber a que el problema tenga otro origen o porque no hemos seguido los pasos correctamente. Para evitar cualquier imprevisto durante la limpieza, en CAMDESA recomendamos acudir a un profesional especializado. No dudes en ponerte en contacto con nosotros para cualquier consulta, estaremos disponibles las 24 horas del día. Llámanos sin compromiso al 686 460 438.

Open chat
Hola, ¿Algún problema? Camdesa te ayuda