Que hacer para mantener las piscinas en invierno

El frío ya ha llegado y eso afecta al estado de las piscinas, haciendo que aparezcan dudas sobre qué hacer para mantenerlas en buen estado. Para nosotros, lo más recomendable es preservar el agua de la piscina y tomar ciertas medidas para su correcto mantenimiento a través de la cloración.

Conservar la mayor parte del agua de la piscina durante el período que no se vaya a utilizar supone beneficios funcionales, económicos y medioambientales, ya que se ahorra una gran cantidad de litros de agua, disminuyendo el gasto y la huella ecológica. Al mismo tiempo, la estructura de la piscina está más protegida con el agua, lo que evita deterioros en la superficie. ¿Cómo hacerlo? Así:

1. Limpiar la piscina
Como primer paso, limpiaremos el fondo y las paredes retirando cualquier hoja o suciedad que haya caído en la piscina. Podemos hacer uso del recogehojas, para retirar los elementos de la superficie, y el limpiafondos, para una limpieza más profunda. De esta forma, evitaremos que queden depósitos que puedan generar alteraciones en las propiedades del agua y facilitaremos que los productos funcionen de forma correcta.

2. pH del agua y cloro
Debemos revisar el pH del agua y la cloración de la piscina de forma periódica, recomendando mantener el pH del agua entre 7,2 y 7,6 puntos. Una vez realizado, procederemos a introducir el cloro para desinfectar el agua y, después de 24 horas, introduciremos el producto invernador.

Este producto preserva las condiciones del agua y evita que los microorganismos se reproduzcan. Eso sí, lo ideal es verterlo cuando la temperatura del agua descienda de los 14 grados centígrados y con el filtro de depuración en funcionamiento para conseguir una distribución óptima del líquido.

3. Limpiar el filtro
Debemos realizar una completa desinfección y lavado del filtro de la depuradora, ya que es el encargado de mantener la limpieza física del agua. Por tanto, el filtro y la bomba del agua deben estar en buen estado para que las partículas se queden en la depuradora y no vuelvan al agua de la piscina. Con respecto al momento en qué hacerlo, no hay ningún tiempo determinado, ya que dependerá de lo que indique el manómetro, que es el aparato encargado de señalar el nivel de suciedad del filtro.

4. Recomendaciones para climas extremadamente fríos
En zonas con temperaturas inferiores a los 5 grados, donde haya posibilidad de congelación del agua, se recomienda tomar mayores precauciones para evitar posibles roturas en las instalaciones. Algunos trucos son: reducir el nivel del agua unos 5 centímetros por debajo de los skimmers, detener la instalación eléctrica y vaciar el filtro de la depuradora. También podemos incorporar flotadores especiales en los bordes para evitar que se congele el vaso de la piscina.

5. Instala un cobertor
A la hora de elegir un cobertor, este deber ser opaco para impedir que los rayos de sol lo traspasen, evitando así que se creen microorganismos y hongos. Los más comunes son aquellos fabricados en poliéster con un recubrimiento de PVC.

 

En líneas generales, recomendamos revisar el estado de las piscinas cada tres meses para su correcto mantenimiento. Por otro lado, si este artículo te ha generado alguna duda o tu piscina se ha visto afectada por algún fenómeno a pesar de haber tomado las precauciones convenientes, puedes contactar con los profesionales de Desatranques Camdesa para ayudarte en todo lo que necesites, ya que contamos con disponibilidad las 24 horas del día.

Open chat
Hola, ¿Algún problema? Camdesa te ayuda