Si estás leyendo esto es probable que estés sufriendo malos olores en los sifones del fregadero y el lavabo de casa. Se trata de una situación desagradable que genera un ambiente incómodo en nuestro hogar al que hay que poner solución lo antes posible.

Aunque lo ideal es contactar con una empresa experta en la materia como CAMDESA, debido a que contamos con las herramientas necesarias para acabar con ese problema, te ofrecemos algunos consejos caseros que pueden llegar a ser muy efectivos:

  • Amoniaco líquido: es un producto perfecto para combatir los malos olores de las cañerías y la suciedad. Dispone de muchas propiedades para disolver restos de detergentes y productos que se quedan incrustados a las paredes de las cañerías.
  • Bicarbonato de sodio y vinagre: hierve agua en una olla y agrégale ¼ de vinagre. Cuando esté en ebullición, añade el bicarbonato de sodio. Esta mezcla se verterá por el sifón y a las dos horas empezará a notarse el resultado.
  • Sal gorda y zumo de limón: echa media taza de sal gorda con una taza de zumo de limón por el sumidero. La reacción llegará a los 15 o 20 minutos, momento en el que ambos productos actuarán frente a la suciedad y los malos olores.
  • Levadura: el truco está en diluir la levadura en agua templada y, cuando esté disuelta, echarla por el desagüe. Después hay que dejarlo reposar durante toda la noche, dejándolo actuar durante unas 10 horas.
  • Vinagre y sal de frutas: vacía en el sumidero un bote completo de sal de frutas, medio litro de vinagre blanco de limpieza y más de un litro de agua. A continuación, tapa el desagüe durante 30 minutos. Luego, libera abundante agua caliente para limpiar el sifón. En este caso es importante no utilizar el desagüe en la hora anterior al comienzo de la limpieza.

Ahora que conoces los trucos que te podrán permitir deshacerte de los olores desagradables que emanan de tus tuberías, te hablaremos sobre las causas que los pueden estar provocando:

  • Acumulación de residuos de comida, productos higiénicos, detergentes y bebidas: se adhieren a las paredes del sifón provocando un olor muy desagradable.
  • Aguas estancadas: generan bacterias y moho.
  • Tuberías viejas: producen bacterias y levaduras.
  • Degradación del sellado de las tuberías: puede derivar en un escape de gases que vienen desde el sistema de alcantarillado.
  • Mal mantenimiento de las tuberías.
  • Incorrecta ventilación del baño: no permite el paso fluido de aire y genera humedades.

En CAMDESA somos expertos en eliminar los malos olores de las tuberías. Así que, si lo necesitas, nosotros te ayudamos. No dudes en ponerte en contacto si nos necesitas, nuestro servicio está disponible las 24 horas del día en Jaén, Andújar, Linares, Úbeda y Albolote (Granada).

Open chat
Hola, ¿Algún problema? Camdesa te ayuda